+34 958 05 66 75 info (@) battever.com  

Si te identificas con esa perspectiva, no dudes cargar todas las noches, y tan a menudo como desees tu móvil. Pero cargar frecuentemente nuestros teléfonos tiene un peaje en las baterías de iones de litio. Y no es porque vayan a sobrecargarse,  ya que la inmensa mayoría de nuevos smartphones saben cuándo detener la carga (¡recordemos que son teléfonos inteligentes!).

carga móvil

Los teléfonos iPhone y Android están equipados con chips que los protegen de absorber el exceso de corriente eléctrica una vez que se hayan cargado completamente. Por lo tanto, en teoría, cualquier daño al cargar el teléfono durante la noche con un cargador oficial, o un cargador externo de confianza, debería ser insignificante.

Pero numerosos expertos señalan que la acción de usar la carga rápida es intrínsecamente mala para la batería del teléfono.

Este es el por qué.

carga de teléfonos inteligentes

La mayoría de los teléfonos hacen uso de una tecnología que permite a sus baterías absorber más corriente rápido. La tecnología permite a los teléfonos adaptarse a la cantidad de carga que un cargador es capaz de suministrar.

La tecnología permite que la energía vibre en la batería en modulaciones específicas, aumentando la velocidad a la que los iones de litio recorren la batería de un lado a otro y haciendo que la strong>batería se cargue más rápidamente. Pero este proceso hace también que las baterías de ion de litio (y de polímero de litio) se corroan más rápidamente de lo que lo harían de otro modo. En otras palabras, si utilizas la carga rápida todo el tiempo, limitarás la vida útil de la batería.

¿Hay solución?

Si estás decidido a preservar una batería de iones de litio más allá de la vida útil del teléfono o Tablet típicos, hay quien recomienda el uso de un cargador ideado para un dispositivo menos potente, asegurándose de que sus teléfonos no se sobrecalienten y lleve a la batería a un deterioro aún más rápido.

La página web de Apple, por ejemplo, dice que las temperaturas por encima de 95 grados Fahrenheit (35 grados Celsius) pueden “dañar permanentemente la capacidad de la batería.” Aún así, dada la constante demanda de nuevos smartphones, cargar el móvil toda la noche no debería ser una gran preocupación para muchas personas.